Así vivieron los niños y las mujeres durante la Revolución Industrial


Hace un buen tiempo atrás se publicó un artículo sobre los niños proletarios del 1900, aquel ha sido por lejos la entrada mas leída en la historia de esta página, es que, las crueles fotografías del mundo del ayer que nos mostraron a los pequeños haciendo las labores de los adultos, no terminan de sorprender. Ahora, ampliaremos el mundo proletario hablando de los niños y las madres de la Revolución Industrial.

Un montón de fotografías de un siglo lejano, esparcidas por aquí y por allá, de eso se trata, claro, si revisamos el contexto de aquellas imágenes nos sorprenderemos con sus historias, es que del mundo del ayer no nos quedan mas que vagos recuerdos, algo así como pequeñas luces en la oscuridad.

Termina la Edad Media, una época oscura para Europa, en el horizonte se halla un despertar, un "renacimiento" donde el ser humano vuelve a descubrir su mundo.

Todo bien; llega la época de la Revolución Industrial con sus promesas de beneficio mutuo (patrón-obrero), pero nadie les dijo a las miserables familias industriales que la vida en la ciudad sería una lucha con resultados de muerte. El jornal no fue el esperado, la comida no alcanzó para saciar las necesidades de los numerosos integrantes familiares; se encontró la solución empleando a los niños en las mismas y peligrosas industrias de sus padres, mas tarde, serían las mujeres quienes también, obligadas por las necesidades económicas, terminaron empleadas en las fábricas.

Así se resumen prácticamente dos siglos, donde el beneficio de unos pocos fue a costa del esfuerzo de muchos.





Los obligaron a vivir como adultos cuando ellos solo querían jugar como niños


Sin duda, los grandes afectados de la revolución industrial fueron los niños; por el tamaño de la familia se hacía necesario obtener mas ingresos, nacía así la cruel idea de llevar a los niños a las fábricas.


Es 1911 y un grupo de mineros estadounidenses son fotografiados luego de una ardua jornada de trabajo



.
Una mina de carbón; cuatro de la madrugada; algunos hombres llegan a la entrada de la mina, todos visten ropas de colores opacos; harapientas. Entre los cuerpos de los mas viejos se ocultan los pequeños; son sus propios hijos que no sobrepasan los 12 años de edad.
Al cabo de unos segundos todos, en una larga fila se adentran en los peligrosos túneles.

"Trabajo en el pozo de Gawber, no es muy agotador, pero trabajo sin luz y me da miedo. Voy a las cuatro y a veces a las tres y media de la mañana y salgo a las cinco y media de la tarde. No me duermo nunca. Aveces canto cuando hay luz. Pero no en la oscuridad, entonces no me atrevo a cantar. No me gusta estar en el pozo. Estoy media dormida aveces cuando voy por la mañana. Voy a la escuela los domingos y aprendo a leer...me enseñan a rezar. He oído hablar de Jesucristo muchas veces, no se por qué vino a la tierra y no se por que murió, pero se que descansaba su cabeza sobre las piedras. Prefiero ir a la escuela que estar en la mina"


Testimonio recogido por la comisión Ashley para el estudio de la situación de las minas en 1842. Europa


Por su pequeño tamaño los niños eran ideales para introducirse en los lugares mas estrechos de las minas, lo mismo sucedía en las fábricas, donde se les enviaba muchas veces a realizar trabajos realmente peligrosos.

El polvo en suspensión, los gases tóxicos, la falta de aire para respirar, la escasa iluminación, los accidentes y como no, la absoluta soledad, fueron puntos claves que experimentaron los niños hasta bien entrado el siglo XX.


Los niños de la Revolución Industrial, incluyendo niños menores de ocho años podían trabajar entre 13 y 16 horas diarias. The History Place.












No, no es que la fotografía este dañada ni menos un efecto de la cámara; se trata del denso polvo en suspensión en una sala de clasificación del carbón repleta de niños. The History Place.



.
Los tipos de trabajos mas frecuente para ellos;

(1) Trabajos al aire libre: barrenderos (limpiar el estiércol de los caballos y el lodo), vendedores ambulantes (de flores y periódicos principalmente)

(2) Trabajos en las fábricas: las principales eran las de carbón, las de algodón, fósforo, etc

Un niño trae en sus manos algunos palillos, no son muchos, pero si los suficientes como para que algunos de ellos se escapen hasta el suelo. Se dirige a sumergirlos en un tipo de elemento llamado fósforo, lo que el muchacho no sabe (no le explicó su patrón) es que los gases que inhala terminarán tarde o temprano por quitarle la vida; eran vapores tóxicos a los cuales los mas adultos no querían acceder.





Un pequeñín de 41 centímetros de alto a subido a un tranvía que se encuentra en movimiento por las calles de St. Louis, Missouri; su labor este dia, como todos los otros, es lograr vender unos cuantos periódicos sin perder la vida. The History Place.


.



Las mujeres que el sistema menospreció pero que terminaron callando al mundo entero

Hasta mediados del siglo XVIII la mujer había jugado un rol un tanto secundario en la historia, no sería sino hasta la gran Revolución de las máquinas cuando los industriales se vieron en la necesidad de involucrar al trabajo a las mujeres. Así, de una "tranquila" vida de casa se pasó al "agitado" mundo fábril.

En Chile, a finales de la primera década del siglo XX se contabilizaban 7.371 establecimientos industriales de los cuales 2.720 eran fábricas y 4651 pequeños talleres artesanales. Mientras los habitantes de las zonas rurales "bajaban" a los grandes centros urbanos en busca de trabajo en algunas de estas fabricas, la mujer, debió de adecuarse al nuevo mundo de la ciudad;

Fueron las fábricas de vestuario y confección, las del tabaco y las casas comerciales las que abrieron rápidamente las puertas a este segmento femenino.



Un grupo de mujeres trabajando como de costumbre, junto a ellas sus hijos, claro, en el mejor de los casos se les permitía estar con ellos, aunque para la mayor parte de las mujeres que trabajaban en la industria pesada les resultaba imposible






Un grupo de mujeres trabajando en la Fábrica de Sombreros "Girardi", Santiago de Chile. 1910. Memoria Chilena

Lota, Chile: Inauguración de la planta de Harneros (donde se limpiaba y clasificaba el carbón). La mayoria de estas mujeres terminaron sus dias afectadas por la silicosis, una enfermedad dolorosa causada por el polvo tóxico en suspensión


.
Para cuando llegaba la mitad del siglo XX las mujeres se habían apoderado ya de gran parte de los sectores industriales, públicos y aun deportivos.

En Lota, la ciudad del carbón, las mujeres jugaron un papel fundamental; mientras los esposos trabajaban en las minas ellas se encargaban de los niños y del cuidado de sus hogares. Como en la mayoría de las ciudades industriales, las familias trabajadoras vivían en edificios generalmente de forma hacinada, con lavaderos, hornos y baños comunitarios, por ello se creó todo un mundo aparte alrededor de cada una de estas zonas. La mujer ahora pasaba sus dias entre los quehaceres domésticos y las tardes de reuniones en zonas comunes.


Es Invierno en la ciudad minera de Lota Alto, en la lejana década del 30; unas cuantas mujeres caminan por entre las adoquinadas calles, mientras se cubren con frazadas. Aquí puedes revisar la historia de esta espectacular fotografía y conocer un poco mas sobre su autor.



Mientras sus padres o esposos se encuentran en las fábricas, estas mujeres realizan sus quehaceres habituales, lavando en uno de los tantos lavaderos comunitarios, es que las ropas de sus maridos están sucias debido al carbón.


.
Generalmente las historias que se han publicado en esta página concluyen mencionando algo mas sobre el pasado, sin embargo hoy, en pleno siglo XXI aun se conocen casos de mujeres y niños quienes son obligados a realizar trabajos similares a los de hace un siglo, por lo tanto esta es una entrada que no tendrá un final.


......    ......


Y tu, conoces algún dato u otra imagen que debería de aparecer en este artículo? si es así puedes dejarlo en los comentarios o bien en el muro de Facebook que a todo esto, crece cada día mas.





.
Si mis publicaciones son de tu agrado no olvides suscribirte, así recibirás los contenidos con varios días de anticipación, además es una buena forma de mantenernos informados.




Suscríbete para recibir los contenidos con anticipación



         

.
ARTÍCULOS RELACIONADOS

>SOMOS NIÑOS PROLETARIOS DEL 1900

>LAS FAMILIAS INDUSTRIALES DEL SIGLO XX

>ALGO SOBRE LA OBRA DE IGNACIO HOCHHAUSLER

>SER PERSONA EN MEDIO DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL CHILENA



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada